Documentan riqueza de gastronomía huasteca

8a3020d2-42f8-4285-8a60-c55fb1ed2e1b

Uno de los rasgos culturales que dan identidad a la Huasteca es su gastronomía, entendida no sólo como las prácticas milenarias de cultivo y las técnicas de preparación de los alimentos, sino los ritos y costumbres de los pueblos indígenas de la región.

Así lo señala la doctora Julieta Valle Esquivel, una de los tres coordinadores del Atlas etnográfico de los pueblos indígenas de la Huasteca y el semidesierto queretano, publicado recientemente y donde refiere que la gastronomía de esta región cultural se basa, como casi en toda Mesoamérica, en el cultivo y aprovechamiento del chile, calabaza, frijol y maíz.

El volumen, editado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali), la Universidad Autónoma de Querétaro y el Instituto Queretano para la Cultura y las Artes, tiene como objetivo divulgar y dar visibilidad a los seis grupos etnolingüísticos que habitan al noreste de la capital del país: huastecos o teenek, pames o xi´oí, otomíes: ñöñhö y ñaño, chichimecas jonaz, nahuas de la Huasteca o macehualmej y tepehuas o ma álh ama.

Entrevistada sobre las particularidades de la gastronomía indígena de la Huasteca, la doctora Valle, secretaria académica de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), argumenta que “desde épocas prehispánicas ha sido una región donde se producen y aprovechan chiles, tanto verdes, secos y ahumados, que a su vez han fluido como tributo y como mercancía allende sus fronteras”.

La investigadora del INAH, autora del ensayo temático Tecnología, comercialización y consumo del chile, que aparece en este volumen, destaca que en el caso particular de los nahuas de la Huasteca aún conservan los usos ancestrales del chile en la preparación de los alimentos que forman parte de las ofrendas, como la dedicada a San Juan, que se coloca a finales de junio para garantizar la lluvia y buenas cosechas; también en noviembre, para la celebración de Xantolo o Día de Muertos, se elaboran tamales para los difuntos siguiendo un complejo y sofisticado ritual.

Sigue la nota completa aquí: http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n3046502.htm

Fuente: OEM en línea

Anuncios